Rinoplastía (Nariz)


La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía plástica. La rinoplastia puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

Rinoplastía (Nariz) Ver galería

Los mejores candidatos con personas con estructuras nasales maduras (Generalmente mayores de 16 años de edad), con buen equilibrio emocional, que sean conscientes de sus defectos y realistas con respecto a las expectativas del resultado.

La cirugía estética de la nariz tiene como finalidad:

1.-Mejorar las proporciones de ella en cada una de sus partes.

2.-Mejorar su balance con respecto al perfil facial de cada paciente.

3.-Conservar una función respiratoria adecuada.

4.-Conseguir un rostro más armonioso, adecuando las características de la nariz a las del propio rostro del paciente.

ANESTESIA: El procedimiento puede ser realizado con anestesia general, puesto que protege la vía aérea del paciente. En algunos casos se realiza bajo sedación y anestesia local.

CIRUGÍA: En la mayoría de las ocasiones las incisiones son por dentro de la nariz, no dejando cicatrices visibles. En casos selectos, es necesario realizar una pequeña cicatriz a nivel de donde la base de la nariz (columnela) se junta con el labio superior.

DURACIÓN: En promedio, oscila entre una hora y media a dos horas y media.

HOSPITALIZACIÓN: Dejamos internados a los pacientes alrededor de un día.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS: La nariz es protegida por una férula de material termoplástico. A veces es necesario el uso de tapones nasales los cuales permiten cierto paso del aire. El reposo en casa es necesario durante al menos 4 días posteriores a la cirugía.

RECUPERACIÓN: Posterior a el retiro de los tapones nasales, la recuperación es generalmente rápida. Alrededor del séptimo día, el paciente puede reincorporarse a sus actividades. El resultado definitivo se alcanza cerca de la semana 12 postoperatoria.