Corrección de Cicatrices


-

Corrección de Cicatrices Ver galería

El comportamiento de las cicatrices es impredecible, independientemente si la herida que las origina es traumática o quirúrgica.

Existen varios factores que pueden influir en la calidad final de la misma, entre ellos el tamaño y profundidad de la herida, el sitio en donde se localice esta, el grosor y color de la piel,  factores genéticos  y dirección de la cicatriz.

Ninguna cicatriz es susceptible de ser “borrada”.  Disponemos de técnicas que nos permiten modificarlas, a fin de mejorar su apariencia, haciéndola menos perceptible.

El proceso de cicatrización es dinámico, lo que significa que la apariencia de la cicatriz se modificará con el paso del tiempo. A veces el tratamiento con inyecciones tópicas de esteroides alivia molestias como sensación de tirantez y comezón, además de  mejorar su aspecto permitiéndonos  esperar hasta un año antes de optar  por alguna decisión quirúrgica.

Existen varios tipos de cicatrices que son anormales y merecen consideraciones especiales:

CICATRICES QUELOIDES: Son rojas o violáceas, duras, tienden a crecer mas allá de los límites originales de la herida,  en ocasiones causan molestias como dolor o comezón, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, sin embargo son más comunes en tórax, hombros y lóbulos de la oreja. Su tratamiento no es sencillo, involucra la combinación de varias terapias, como resección quirúrgica, infiltración de esteroides y usos de prendas de compresión,  para tratar de disminuir la recidiva.

CICATRICES HIPERTROFICAS: Estas a veces son confundidas con queloides,  porque son rojas y gruesas, sin embargo se limitan a los bordes de la herida original y tienden a mejorar con el tiempo, a veces necesitan ayuda mediante esteroides locales. Si el tratamiento conservador no ofrece los resultados deseados, pueden resecarse y suturar de nuevo, aplicando esteroides desde la misma cirugía.

CICATRICES CON CONTRACTURA: Estas se localizan generalmente en áreas de pliegues, y cuando la dirección de la herida es perpendicular a las líneas de flexión natural. En estos casos recurrimos a técnicas de cambio de dirección de cicatrices (Z-plastias o W-plastias), injertos o colgajos.

En cualquier tipo de procedimiento será de vital importancia seguir las indicaciones que le proporcionaremos. Como todo proceso de reparación, la cicatriz podrá parecer peor al principio, sin embargo no se desespere, los resultados finales pueden llevar hasta dos años.