Lipoescultura


Consiste, como su nombre lo dice, en “esculpir” el cuerpo, eliminando depósitos de grasa de ciertas partes de nuestro cuerpo, en donde la dieta o el ejercicio no han dado resultado, así como proporcionar volumen y forma a otras estructuras (principalmente, la región glútea).

Lipoescultura Ver galería

Consiste, como su nombre lo dice, en “esculpir” el cuerpo, eliminando depósitos de grasa de ciertas partes de nuestro cuerpo, en donde la dieta o el ejercicio no han dado resultado, así como proporcionar volumen y forma a otras estructuras (principalmente, la región glútea).

Las principales áreas tratadas con esta técnica son el abdomen, los flancos (el área de las llantitas), la espalda y parte superior de los glúteos, aun que pueden tratarse los brazos, muslos, cuello (papada), pantorrillas y en general, parte del cuerpo cuyo contorno no sea el ideal debido a depósitos localizados de grasa.

Antes de someterse al procedimiento, es necesario acudir a consulta para ver si el paciente es óptimo candidato para el procedimiento, valorar las expectativas que tiene del resultado, examinar factores como los sitios a tratar y volumen de grasa a extraer, la calidad, tono y firmeza de la piel, presencia de cicatrices previas, etc. Así como, realizar una historia clínica completa para descartar factores de riesgo.

ANESTESIA: Generalmente bloqueo peridural más sedación.

CIRUGÍA: Depende de las áreas a tratar y el volumen de grasa a extraer, puede oscilar entre 1 y 4 horas.

HOSPITALIZACIÓN: De unas horas a un día.

RECUPERACIÓN: Alrededor del 4to día puede incorporarse a sus actividades habituales diarias, aun que el ejercicio solo se sugiere hasta después del mes.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS: Uso de prendas compresivas en las áreas tratadas por aproximadamente 6 semanas. Recomendamos el uso de Ultrasonido postoperatorio, que mejora la retracción de la piel, disminuye la inflamación y alivia las molestias.

RESULTADO DEFINITIVO: Se alcanza alrededor del tercer mes.